7 dic. 2012

JUVENTUD TUVO UN DESAHOGO A PURO GOL

Con tanto convertidos por Germán Noce, Cristian Badaracco y Enrique Triverio, el santo marcó contundencia ante el ferro santiagueño.

Anoche, Juventud Antoniana, estaba obligado a superar la prueba con un resultado a favor y porque así lo exigía las flojas actuaciones que había cumplido anteriormente ante su público.

El examen para el once antoniano frente a Central Córdoba, se constituía, de algún modo, en poner en práctica de cómo podía llegar al partido del año que disputará frente a Central Norte. Es decir que la exigencias se planteaba como un partido clave: seguir avanzando de fase en la Copa Argentina y tomar el envión con renovado bríos para esperar el enfrentamiento con el cuervo.
Todo un compendio de necesidades y que obligaba el hecho de tener que mostrar otra imagen por lo que venía precedido ante esta presentación frente a los santiagueños.

Luego de un comienzo muy pobre, Juventud fue cambiando la propuesta de juego. Central Córdoba se las ingenió para arrimar peligro hasta el arco defendido por Esteban Dei Rossi, quien vió pasar por arriba del travesaño un cabezazo de Cesar Albornoz, una jugada con posibilidad de convertir para el equipo visitante. Nuevamente se observaron algunos desencuentros por el sector defensivo del equipo local y las escapadas de los carrileros santiagueños provocó un serio llamado de atención a la última línea antoniana. 

Para equilibrar un poco las cargas, el trabajo de Gustavo Ortiz comenzó a crecer, a tal punto que se constituyó en un baluarte en la mitad de la cancha y así, el volante central con anticipó fue ganando la posesión de la pelota.

Juventud, con algunos cambios de frente empezó a preocupar a los dirigidos por Ragusa, que desatendieron una marca y Germán Noce en la puerta del arco sacó ventaja.

El gol le dio tranquilidad a la formación de Delfino. Se notó mayor aplomo para transitar el campo de juego y Cristian Badaracco, de cabeza, aprovechó una serie de rebotes para aumentar la cuenta a dos.
En la parte complementaria, el santo le dejó la iniciativa al rival. El retroceso hizo que Dei Rossi tome nuevamente en contacto con el balón en varias oportunidades.

Pero Enrique Triverio, a través de un tiro penal y previa mano de Alan Vester, se encargó de sellar el tercer tanto y asegurar el triunfo final.
El pitazo final de Stevenot, marcó el reencuentro con un holgado triunfo de Juventud y sus hinchas desde la popular se acordaron de que el domingo tiene que volver a ganar.

Comparte la web en tu perfil

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More