28 ago. 2012

CUANDO TODO SE ENCAMINABA HACIA LA SOLUCIÓN, EL GREMIO FRENO TODO

El conflicto gremial entre El Tabacal y los trabajadores estuvo a punto de solucionarse. Pero a las 2 de esta madrugada, y cuando la empresa había decidido reincorporar a los 57 obreros cesanteados, el gremio azucarero se despachó con 14 puntos más de exigencias. Siempre se vendió el verso de que la lucha era por los trabajadores despedidos, pero los delegados pretenden más cosas. ¿Extorsión o avivada sindical para sacar réditos personales, dejando de lado los verdaderos intereses del obrero?

Todo retornó a foja cero, lamentablemente. Es que las negociaciones entre El Tabacal y el gremio siempre giraron alrededor de un punto elemental: la reincorporación de los 57 obreros despedidos. Cuando intercedió el Gobierno, se flexibilizó la postura de la empresa, la cuál dio anoche un paso fundamental para destrabar el conflicto: decidió aceptar el reclamo y reincorporar al personal despedido. El gesto de alivio de los presente se dibujó en los rostros de los cansados presentes en las largas charlas.
Pero cuando todo parecía encaminarse hacia la solución, a las 2 de esta madrugada el gremio del azúcar se despachó con una lista de 14 puntos más de exigencias: “Si no nos cumplen estas solicitudes, el paro sigue por tiempo indeterminado”, amenazaron.


Lamentablemente, las cosas volvieron a “foja cero”, pues la empresa se sintió extorsionada. “Cumplimos con la principal exigencia, entendiendo que con esto el tema se solucionaba, pero lamentablemente no fue así”, dijo una fuente consultada por Informatesalta.


De todas maneras las conversaciones seguirán, aunque la solución se alejó bastante. Esta reunión, de todas maneras, sirvió para correrle el velo que ocultaba las verdaderas aspiraciones de los delegados del gremio: quieren extorsionar a la empresa y lo único que esperaban para embestir con su lista d 14 puntos era que El Tabacal ceda el primer paso.


Ayer decíamos que la pelota la tenía la empresa y ésta dio un paso para la solución. Pero ahora, con el mismo énfasis, afirmamos que el gremio, o algunos delegados, están buscando embarrar la cancha para sacar réditos personales y no están actuando en defensa del obrero, que los puso en ese lugar justamente para que se los respalde en casos como éstos y no que se los empuje al medio del pantano.


¿Cómo seguirá esta historia?, no sabemos. Lo único que queda claro es que el sindicato no quiere soluciones, quiere sacar tajada sin importarle el obrero, que está poniendo el pellejo en un corte que, a esta altura, los debe tener cansados a todos ellos.

Comparte la web en tu perfil

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More